domingo, 6 de noviembre de 2011

Ramana Maharshi en Paul Brunton


La India secreta, de Paul Brunton. El texto sobre Ramana Maharshi se ha extraído para El Maharshi y su Mensaje

Ramana Maharshi (1879-1950) fue conocido primeramente en Occidente gracias a  Paul Brunton (1898-1981). He vuelto a releer lo que Paul Brunton publicase en La búsqueda de la India secreta en 1934, pero esta vez he dejado a un lado este libro, publicado por Kier como La India secreta, y he optado por las letras grandes del texto específico sobre Ramana Maharshi incluido en dicho libro (capítulos IX, XVI y XVII) recopilado por La Trompa de Elefante bajo el título de El Maharshi y su mensaje, publicado en 2008, año en el que justamente adquirí La India secreta y, tras leer algunos capítulos soncernientes a otros gurús, pasé directamente a leer lo relativo a Ramana Maharshi. El libro llamó también, en su día, la atención de René Guénon, quien hizo la correspondiente reseña y comentario que pone en evidencia que Guénon desconocía hasta entonces (1935) la existencia de Ramana Maharshi.


Personalmente, me da la impresión de que Brunton no transcribe textualmente las conversaciones con Ramana, excepto en breves ocasiones, sino que las retoca y que, en algún caso, la modifica traicionando el sentido dado por Ramana Maharshi, pero aún así es muy interesante leer tales palabras así como la descripción que hace Brunton sobre las semanas que estuvo junto a él en 1931.

Brunton quedó fascinado pero su alma inquieta buscaría otros gurús que estuvieran más acorde con su psiquismo occidental y, sobre todo, que fueran "activos" en lo que respecta a considerar humanamente el sufrimiento humano y otros problemas sociales, así como otorgarle una realidad al mundo y a Dios, y las respuestas principales al respecto las encontraría en V. Subrahmanya Iyer, gurú neovedanta del marajá de Mysore, Krishna Raja Wadiyar IV (1884-1940). Tanto al marajá como a V. S. Iyer, les interesaba especialmente el Upanishad Mandukya, el Karika Gaudapada y, sobre todo, el Gita Astavakra, y las interpretaciones neovedantinas de Iyer subyugaron a Brunton. Iyer, a su vez, era discípulo de Vivekananda (1863-1902), discípulo a su vez de Ramakrishna (1836-1886). Iyer fue igualmente gurú de Swami Siddeshwarananda y Swami Nikhilananda, y mantendría correspondencia epistolar con Brunton desde 1938 a 1940.

Curiosamente, según se recoge en el libro Face to Face with Sri Ramana Maharshi, a finales de 1927 este notable marajá filósofo que impulsó el neovedantismo en India y Occidente, visitó al gurú de Arunachala. He aquí el relato de tal visita: "Una vez el maharajá de Mysore visitó el áshram. Bandejas y bandejas de dulces y otros regalos fueron colocados a los pies de Bhagavan. Durante diez minutos del maharajá se quedó mirando y luego se postró ante Bhagavan, ante sus pies, con lágrimas en los ojos. Le dijo a Bhagavan: "Se me hizo Maharajá y me ataron a un trono. Por el pecado de haber nacido un rey, he perdido la oportunidad de sentarme a sus pies y servirle en su gloriosa presencia. No espero volver otra vez. Solamente estos minutos puedo permitirme. Ruego por su gracia. "

Brunton siguió hablando y escribiendo sobre Ramana Maharshi en obras posterioresa La India secreta, como en "The Secret Path" (1935), "A Message from Arunachala" (1936) y en sus "Cuadernos"  inéditos (que se han ido publicando tras su muerte), donde vemos diversas críticas a algunos aspectos de las enseñanzas de Ramana Maharshi. Quizás influyó en tal actitud crítica el enfriamiento de relaciones con el áshram de Ramana Maharshi que gestionaba su hermano, hasta el punto de ser considerado "persona non grata", fechándose el año de la ruptura en 1939.

Interesante es conocer, al respecto, lo que escribió el coronel Chadwick (Sadhu Arunáchala), que acudió al áshram tras haber leído precisamente La India secreta: "Seguramente Bhagaván le estimuló para que difundiera en Occidente sus enseñanzas o, al menos, el hecho de que él existía. Aunqure Brunton escribió después muchas estupideces y era un plagiario de primer orden, fueron muchos los que llegaron a Bhagaván gracias a su libro y le están agradecidos de que les diera esas indicaciones para conocer a su gurú. Siempre he tenido la sensación dde que los capítulos de su libro que tratan específicamente de Bhagaván fueron inspirados directamente por Él. Parece claro que Brunton siempre mantuvo amor y un gran respecto por Bhagaván, a pesar de sus enfrentamientos con el áshram y de algunos comentarios mezquinos sobre su gurú que aparecieron en algunos de sus libros posteriores".


Sobre Paul Brunton:

Anni Cahn Fung ha investigado en profundidad sobre Paul Brunton y su obra a través de su tesis doctoral en La Sorbona (1992), titulada Paul Brunton: un pont Entre l'Inde et l'Occident, y la parte primera puede consultarse online, aunque en inglés (Paul Brunton, A Bridge Between India and the West).

Asimismo hay que consultar el ensayo de J. Glenn Friesen titulado Paul Brunton and Ramana Maharshi 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada