viernes, 28 de enero de 2011

Los signos del fin de los tiempos según el Islam

LOS SIGNOS DEL FIN DE LOS TIEMPOS SEGÚN EL ISLAM
 Joaquín Albaicín -   Soriaymas. 06/07/2008

La decadencia espiritual de la humanidad, el Anticristo, la Gran Batalla, el Mhadî, etc..- que Muhammad, el profeta del islam, hizo hace más de 1.300 años.. Una reseña del libro por Joaquín Albaicín


 
Titulo: LOS SIGNOS DEL FIN DE LOS TIEMPOS SEGÚN EL ISLAM
Tema: Islam Isbn: 978-84-414-1882-0
Autor: Andrés Guijarro
Editorial: Edaf
Formato: Rústica
Paginas: 158
Dimension: 21x13cm
Peso: 198 gramos

Por su enfoque, así como por la propia elección de una temática ciertamente grata a quienes consideramos que la pura lógica cíclica aconseja la adopción de una perspectiva intelectual acorde con el aura apocalíptico que desde hace tiempo nimba casi cada cosa y acontecimiento, “Los signos del Fin de los Tiempos según el Islam” es uno de los libros verdaderamente clarificadores que hemos últimamente leído.


Andrés Guijarro -arabista, traductor de Ibn Arabi, docente en su día en el Norte de África y Oriente Medio y estudioso en profundidad del sufismo- presenta en esta obra una selección muy pertinente de hadiths (dichos y sentencias atribuidos al Profeta Muhammad por la tradición oral) relativos a la batalla final conocida como Armaggedon en las tradiciones judía y cristiana. Nos habría gustado conocer en la época en que escribimos “El príncipe que ha de venir” más de uno de ellos, perfectamente “actual” en relación con la situación presente. Algo que, por ejemplo, llama de modo muy poderoso la atención es cómo durante toda la Edad media proliferaron por doquier los hombres y mujeres con fama de santos y cómo, en la actualidad, la atribución de esa condición prácticamente ha desaparecido de la faz de la Tierra. Y es que: “La Hora”, leemos que anunció el Profeta, “llegará cuando la disciplina espiritual no sea más que literatura”, es decir, en aquellos tiempos en los que, tal y como sucede hoy, el mero estudio libresco reemplazará al seguimiento práctico y efectivo de una vía, con las batallas reales que exige librar y las duras renuncias que implica.


El libro depara, en fin, provecho espiritual e intelectual de la primera a la última de sus páginas, dejando al lector con ganas de saber más sobre, por ejemplo, el carácter de Basora y Damasco como ciudades “terminales”: será el minarete de la mezquita damascena donde reposan los restos de Juan El Bautista el emplazamiento desde el que Jesús, en Su Segunda Venida, llame al combate contra el Anticristo (no debería ser así, pero sin duda que más de un lector se asombrará de saber que también los musulmanes aguardan la Segunda Venida de Cristo). De ahí que, en su día, entreviéramos un Signo del Fin en la visita realizada por Juan Pablo II al templo en cuestión. Capítulos de rigor son, claro, los dedicados a los prefiguradores del Anticristo con quienes ya se encontró el Profeta, a Al Mahdi, a la distinción entre Signos Mayores y Menores, a las figuras de Gog y Magog... Y tan elocuente como didáctico resulta el subrayado por Guijarro de los paralelismos existentes entre la revelación islámica sobre el Fin de los Tiempos y las enseñanzas que debemos al respecto a las tradiciones cristiana, judía, hindú, zoroastriana y budista.


NOTA: Soriaymas agradece la gentileza, una vez más, de Joaquín Albaicín, al permitirnos publicar aquí esta reseña bibliográfica suyo original se publicó en "Altar mayor" en su número de julio-agosto de este año de 2008, a quienes pertenecen los derechos de autor correspondientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada