domingo, 30 de octubre de 2011

Ramana Maharshi en René Guénon


He aquí el listado de reseñas que René Guénon fue publicando en la revista Etudes Traditionnelles en torno a libros sobre las enseñanzas de Sri Bhagavan Ramana Maharshi, recopiladas posteriormente en el libro Études sur l´Hindouisme (en español recomendamos la traducción publicada por Ediciones Vía Directa).

 Reseñas del año 1935

12.- Shrî Ramana Maharshi, Five Hymns to Srî Arunachala (Shrî Ramanasram, Tiruvannamalai, South India). -El autor de estos himnos no es otro que el "Maharishee" del que habla Paul Brunton en su libro, A Search in secret India, que hemos reseñado hace algún tiempo. Arunachala es el nombre de un monte considerado lugar sagrado y símbolo del "Corazón del mundo"; representa la inmanencia de la "Consciencia Suprema" en todos los seres. Estos himnos respiran una espiritualidad incontestable; al comienzo se podría creer que se trate solamente de una vía de bhakti, pero el último de ellos engloba todas las vías, diversas pero no excluyentes, en la unidad de una síntesis que procede de un punto de vista verdaderamente universal. En el prefacio de esta traducción, Grant Duff opone acertadamente la espiritualidad oriental a la filosofía occidental; es también demasiado cierto ¡que las sutilezas de la dialéctica sólo sirven para perder el tiempo!
 
Reseñas del año 1936

15.- Shrî Ramana Maharshi, Trut Revealed (Sad-Vidyâ) (Tiruvannamalai, South India, Shrî Ramanasram). Hace algunos meses señalamos la traducción de cinco himnos del "Maharshi"; la presente es la traducción de un trabajo que se refiere más directamente a los principios doctrinales, y condensa, en la forma de una breve serie de aforismos, la enseñanza esencial concerniente a la "Realidad Suprema", es decir, la "Consciencia Absoluta" que debe ser realizada como el "Sí".
  
16.- Kavyakanta Ganapati Muni, Shrî Ramana Gita ((Tiruvannamalai, South India, Shrî Ramanasram). Este otro librito contiene una serie de conversaciones del "Maharshi" con algunos de sus discípulos, entre los cuales el autor mismo, sobre cuestiones referentes a la realización espiritual y a los medios para acceder a ella; señalaremos en particular los capítulos que concierenen a hridaya-vidyâ, el "control de la mente", las relaciones entre jñâna y siddha y el estado del jîvanmukta. Desde luego no es posible resumir todas estas cosas, pero ellas, así como los contenidos del anterior volumen, pueden proporcionar excelentes puntos de partida para la meditación.
  
Reseñas de 1938
 
49.- Shrî Ramana Maharshi, Five Hymns to Srî Arunachala, translated from the Tamil original (Shrî Ramanasram, Tiruvannamalai). -Ya hemos hablado, en el momento de su publicación, de la primera edición de la traducción inglesa de estos himnos dirigidos a la montaña sagrada de Arunachala, interpretada como símbolo del "Corazón del Mundo"; la segunda edición, publicada hace poco, ha sido muy mejorada, sea en cuanto a la corrección de la lengua, sea en cuanto a la expresión justa; además, algunos comentarios que indicaban cierta influencia de las ideas occidentales han sido rectificados en un sentido más tradicional, y ciertamente más conforme al verdadero pensamiento del autor.
 
50.- Shrî Ramana Maharshi, Upadesha Saram, english translation and notes by B. V. Narasimhashwamy (Shrî Ramanasram, Tiruvannamalai). -El Upadesa Saram es un resumen en treinta versos breves de la enseñanza de Shrî Ramana sobre el desarrollo espiritual del ser humano; se da una definición de las diferentes vías (mârga) y se hace ver cómo tienden todas hacia el mismo fin, el cual en definitiva es siempre "la absorción en la fuente o en el corazón de la existencia", que es idéntico al Brahma supremo. La absorción permanente comporta la "extinción de lo mental" (manonâsha) y, por tanto, de la individualidad en cuanto tal; bien que tal "extinción", lejos de dejar tras de sí un vacío, hace aparecer, por el contrario, una "plenitud" (pûrna) verdaderamente infinita, la cual no es otra cosa que el "Sí", y es la perfecta unidad de Sat-Chit-Ananda; se trata del resultado último de la "búsqueda" (vichâra) de la naturaleza real del ser, que corresponde al "Tú eres Eso" (Tat Twam Asi) de los Upanishads
  
51.- Shrî Ramana Maharshi, Who am I? Translated by S. Seshu Iyer (Shrî Ramanasram, Tiruvannamalai). -Este librito contiene las precisiones proporcionadas por Shrî Ramana en respuesta a las preguntas planteadas por uno de sus discípulos, sobre la "vía de investigación" (vichâra mârga) que él preconiza más particularmente: el ser que, buscando conocer su verdadera naturaleza, se pregunta quién es realmente, es decir, qué es lo que constituye su propia esencia, debe darse cuenta ante todo, y sucesivamente, que no es el cuerpo, ni la forma sutil, ni la fuerza vital (prâna), ni la mente, ni tampoco el conjunto de las potencialidades que subsisten en un estado indiferenciado en el sueño profundo; él ya no puede identificarse sino con aquello que permanece una vez que estos elementos adventicios han sido eliminados, es decir, con la pura consciencia que es Sat-Chit-Ananda. Esto es el "Sí" (Âtmâ) que reside en el corazón (hridaya), y es la única fuente de todas las manifestaciones mentales, vitales, psíquicas y corpóreas; Ello puede alcanzarse a través de la concentración y la meditación, y el estado de "absorción" en tal "Sí" nada tiene en común con el ejercicio de cualquier facultad o "poder" psíquico, ni, añadiremos nosotros para prevenir otro error de interpretación demasiado frecuente en Occidente, con un estado "psicológico", puesto que está esencialmente más allá de lo mental. De hecho, ésta es una vía de Jnâna Yoga que se encuentra muy claramente indicada en los mismos Upanishad; y que podría describirse "técnicamente" como un proceso de reabsorción gradual de lo exterior a lo interior, hasta el centro verdadero y propio del ser; tal vía culmina finalmente en el conocimiento del "Sí" y en la realización de su verdadera naturaleza (swarûpa), realización que es la Liberación (Mukti).

 52.- Ramananda Swarnagiri, Crumbs from His table (Shrî Narayanaswamy Yyer, Trichinopoly). -Es la narración de una serie de coloquios con Shrî Ramana en el curso de los cuales el método de "investigación" (vichâra) del que antes hemos hablado,  es en cierto modo "puesto en acción", y en los cuales se tratan cuestiones como la de la "fe" (shraddhâ) que es necesaria para la obtención del conocimiento, del control de la mente y de la diferencia que existe entre su estabilización temporal (manolaya) y su "extinción" permanente (manonâsha), de los obstáculos que se oponen a la realización del "Sí" y que pueden ser superados con una concentración constante, del sonido profundo y de los diferentes grados de samâdhi. Parece sobre todo específica de la enseñanza de Shrî Ramana la habitual insistencia en hacer emprender desde el comienzo el método de vichâra, en lugar de encerrarse inicialmente en procedimientos preliminares de "purificación corporal", psíquica y mental, aunque él no deja de reconocer la necesidad de estos últimos, y algunos entre sus principales discípulos han expresamente declarado que tal método directo no es apto para todos; y, como destaca el autor, Shrî Ramana nunca ha contestado la legitimidad de los otros métodos, sino, al contario, como antes hemos visto, afirma que, más o menos directamente, todos conducen a la misma finalidad.  

53.- K. Sat-Darshana Bhashya and Talks with Maharshi, with forty verses in praise of Srî Ramana (Srî Ramanasram, Tiruvannamalai). -Las conversaciones que aparecen en la primera parte de este libro tratan también ellas de temas análogos a los que hemos recordado hace poco: las relaciones entre vichâra y la "Gracia" que a ello responde interiormente, ejercitándose los dos movimientos en cierto modo en sentido contrario relativamente; la identidad del Sad-guru con el "Sí"; el carácter positivo del estado de "silencio" (mauna), que no debe confundirse en modo alguno con una simple falta de actividad; la residencia del "Sí" en el centro simbólicamente indicado como "corazón"; la diferencia entre los Siddhi en el sentido habitual, o "poderes" buscados por sí mismos, y que no son más que obstáculos para la realización, los Siddhi que se producen de modo natural y normal en cuanto manifestaciones contingentes de un determinado estado interior, y el significado más elevado del mismo término (Jñâna-siddhi), que es la realizacion verdadera y propia del "Sí". La segunda parte es una traducción comentada del Sat-Darshana Bashya, tratado escrito originalmente en tamil por Shrî Ramana, que se puso en sánscrito por su discípulo Vasishta Ganapati Muni, y es, como lo indica el título,  un "discurso sobre la percepción de la verdad": partiendo de la distinción de Dios, del mundo manifestado y del "alma" (jîva), se trata de superarla  para llegar a la realidad suprema, realidad que es el "Sí", el cual aparece cuando el "yo" y sus limitaciones se han disuelto; el jîvanmukta, una vez realizado el "Sí", es uno con el Supremo, y sus condiciones y su modo de acción son incomprehensibles para la mente; tal estado de realización es siempre el mismo, sea que se haya obtenido en esta vida, sea que se haya obtenido en cualquier otro mundo, y no hay distinción ninguna de grados en la Liberación, que es la identidad consciente del ser con la Verdad suprema.  

54.- B. V. Narasimba Swamî, Self Realisation: Life and teachings of Ramana Maharshi (Srî Ramanasram, Tiruvannamalai). -Este libro es una biografía de Shrî Ramana: su "vocación" imprevista a la edad de diecisiete años, su retiro a la vida solitaria en Arunachala y las dificultades de todo género que debió superar para perseverar en ella, sus relaciones con los discípulos y las instrucciones que les impartió, el modo de tratar a los animales, la descripción de la vida del âshram, cosas todas que ciertamente no podrían resumirse en pocas líneas; luego solamente podemos aconsejar la lectura del libro a aquellos que quieran hacerse una idea un poco completa de la "personalidad" del Maharshi. Nos parece particularmente importante destacar que, dado de su carácter de "espontaneidad", la realización de Shrî Ramana representa una vía en cierto modo excepcional, y que, además, indudablemente por ello mismo, él parece ejercer sobre todo la que podría denominarse una "acción de presencia", ya que, aunque responda siempre de buena gana a las preguntas que se le dirigen, no podría decirse que imparta una verdadera y propia enseñanza regular. Sus discípulos son por otra parte de lo más diverso en todos los aspectos, y él deja a cada uno la máxima libertad, lo que, hay que decirlo, produce resultados muy diversos según los individuos; pero en el fondo, ¿no es quizás inevitable que cada uno recoja solamente los beneficios correspondientes a sus capacidades propias?
 
 55.- "Who", Mahâ Yoga, or the Upanishadic lore in the ligth of the teachings of Maharshi Ramana (The New Light Publishing House, Pudukotah, South India). -El autor de este librito encuentra, no sin razón, una confirmación de la doctrina de los Upanishad en la vida y en las enseñanzas de Shrî Ramana; pero su punto de vista puede parecer un poco extraño allá donde afirma que son estas últimas, para los discípulos del Maharshi, los que constituyen la "Revelación" que representa la autoridad ante todo, y que la antigua doctrina vale para ellos en virtud de su acuerdo con estas enseñanzas; se trata de una especie de inversión de las relaciones, la cual pone a la luz una noción no muy justa de la ortodoxia tradicional. Por lo cual pensamos que conviene dejar a su autor la única responsabilidad de su interpretación, al menos en la medida que están contaminadas por cierto "modernismo", y por diferentes acercamientos, poco justificados, con concepciones filosóficas y psicológicas occidentales que también revelan la presencia de la misma tendencia. Aunque reconociendo lo que su trabajo contiene en otras vertientes bastante dignas de interés, hay motivos para lamentar que el asunto no haya sido tratado, en su conjunto, de un modo más conforme a la doctrina a la que directamente se refiere; y es probable que pueda verse en ello uno de los efectos más infelices de la ausencia de enseñanza regular a la que aludíamos antes, la cual no permite atribuir en un caso semejante a la cualidad de "discípulo", aunque revindicada muy en voz alta, toda la plenitud de su significado.

 Reseñas de 1940

61.- Shrî Ramana Maharshi, A Catechism of Enquiry. (Sri Ramanasram, Tiruvanamalai). – Este pequeño volumen es la traducción de instrucciones dadas por Shrî Ramana a uno de sus discípulos para guiarlo en la búsqueda del “Sí”, búsqueda que debe conducir finalmente a la realización de la verdadera naturaleza del ser. Puesto que el “Sí” es idéntico al “Supremo”, toda adoración del “Supremo” en el fondo no es otra cosa que una forma de la búsqueda del “Sí”; esta última, sean cuales fueren los medios con los cuales sea conducida, constituye el único método que permite eliminar gradualmente todos los obstáculos para llegar a la “Liberación”. La esencia de estas enseñanzas se puede resumir en las siguientes palabras: “Realiza la Beatitud perfecta a través de la meditación constante sobre el Sí”.
  
62.- Shrî Ramana Maharshi, A Catechism of Instruction. (Shrî Ramanasram, Tiruvanamalai). –Este otro libro ha sido compuesto reagrupando las enseñanzas impartidas por Shrî Ramana en respuesta a preguntas planteadas por sus discípulos; se tratan principalmente los temas siguientes: las características esenciales de la instrucción espiritual (upadêsha) y los signos distintivos del Gurú; el método de realización (sâdhana) y sus diversas modalidades, en particular el vichâra-mârga, o sea, la búsqueda del “Sí” de la que se habla en el texto precedente; la “experiencia” (anubhava), es decir, la realización verdadera y propia y sus diferentes estadios; y, en fin, las características del estado de aquel que permanece firmemente establecido en el Conocimiento (ârûdha-sthiti), estado inmutable de completa identidad o absorción en el “Sí”. Encontramos un poco fuera de lugar el uso de la palabra “catecismo” en el título de los dos volúmenes (de los cuales sólo el segundo por lo demás está redactado de forma “catequística”, es decir, según preguntas y respuestas), porque en Occidente ella evocará inevitablemente la idea de una enseñanza puramente exotérica, de un nivel además del todo elemental; existen, “asociaciones” que conviene tener en cuenta si se quieren evitar equívocos, y por desgracia los orientales que escriben en una lengua occidental no siempre cuidan de ello lo suficiente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada