lunes, 14 de marzo de 2011

La clave masónica


LA CLAVE MASÓNICA, según C.Knigtht y R. Lomas
ÁNGEL ALMAZÁN - En Soriaymas 12/02/2010

He aquí un libro polémico y controvertido por doquier. Tras su lectura hemos resumido las teorías centrales de esta obra que Martínez Roca ha publicado con una nueva presentación en su portada.



 


Christopher Knight es francmasón desde 1976 y Robert Lomas lo es desde 1986. Y tienen el tercer grado, el de la maestría, según confiesan en “La Clave Masónica”, donde además declaran no ser cristianos. Asimismo, Lomas es autor del libro “El Colegio Invisible”, donde defiende el origen escocés de la francmasonería –con foco inicial en Rosslynd- y argumenta que la Royal Society fue instituida siguiendo el ideario masónico de Robert Moray, uno de sus principales impulsores. Por otra parte ambos son autores de otra obra conjunta, “El segundo mesías”, donde amplían los datos que “La clave masónica” de su hipótesis sobre la Sábana Santa de Turín, Jacques de Molay y el origen de la masonería.


“La clave masónica” tiene como primera edición en castellano el año 2004. Ha tenido varias reediciones y, la de ahora, presenta nueva portada y sigue siendo editada por Martínez Roca, sumando 544 páginas, con algunos mapas, planos y fotos en blanco y negro.

“La clave masónica”, que no habíamos leído hasta tener en nuestras manos la nueva presentación de MR en este mes de febrero de 2010 –y cuya lectura nos ha ocupado dos días intensos-, es una de esas obras que hará las delicias de todos aquellos que gustan de leer tramas ocultistas de todo tipo relacionadas con el primer cristianismo, la masonería y el Temple. Por el contrario, para los amantes del esoterismo tradicional es una obra que, en términos guenonianos, cabría calificar como “contrainiciática”.

Muchas hipótesis e interpretaciones personales realizan Lomas y Knight a partir de las investigaciones que han llevado a cabo y de sus creencias francmasónicas, de las que intentaré dar un resumen de algunas de ellas, y de las que se deduce que este libro ha tenido que levantar “ampollas” no sólo en el seno de la iglesia católica, sino en otras iglesias cristianas, entre los judíos creyentes y hasta en el seno de la propia francmasonería.

- El origen de la masonería no son las cofradías de constructores medievales ni, mucho menos, la logia de constructores del Templo de Salomón, sino un círculo iniciático de la Orden del Temple.

- Los nueve caballeros fundadores del Temple excavan bajo el solar que ocupó el Sancta Sanctorum del Templo de Herodes y encuentran en 1119 manuscritos esenciales escondidos por los esenios de Qumram en su última etapa de existencia –poco antes del año 70- que estos dos francmasones identifican con la Iglesia de Jerusalén, la de los nasoreanos que presidiera Santiago “el Justo”, el “hermano de Jesús”. Dicho descubrimiento habría sido referenciado crípticamente en el ritual masónico del Sagrado Arco Real y reflejado iconológicamente en su “plancha de trazar”del grado del Arco Real.

- Estos pergaminos qumránicos-esenios-nasoreanos del cristianismo primitivo de Jerusalén los lleva inmediatamente Hugues de Payns –primer gran maestre templario- a Francia para que sean traducidos en lo que fuera posible y en el mayor secretismo. Hugues de Payns estaba casado con la escocesa-normanda Catherine de Saint-Clair y “estableció el primer preceptorio templario fuera de Tierra Santa en la propiedades que la familia de ella tenía en Escocia”, donde los Sinclair (que son los Saint-Clair) protegerían posteriormente a los templarios huidos de la hecatombe provocada por el rey francés Felipe el Hermoso. Enclave donde se construiría la hoy llamada “Capilla Rosslynd”, donde se esconderían tales pergaminos.

- Por tanto: algunos ritos de la primitiva Iglesia de Jerusalén-Qumránica son conocidos por el círculo interior del Temple y, posteriormente, por el “príncipe” Henry Sinclair, promotor de la Capilla Rosslynd, que esconde los rollos manuscritos qumránicos en una supuesta cripta subterránea de la Capilla Rosslynd, y crea el rito del Arco Sagrado para asegurarse el secretismo de los canteros de esta Capilla Rosslynd, en la que hay muchas referencias masónico-qumránicas, en las columnas, capiteles, claves, arcos… La planta de esta Capilla, a su vez, imitaría la del Templo de Herodes.

- Ahora bien, aparte del Templo de Salomón, en la masonería hay otro motivo “central”: el arquitecto Hiram Abif y su leyenda. Lomas y Knight aseveran que la leyenda tiene como fundamento el asesinato del rey de Tebas, Seqenenra Tao II, por el rey invasor hicso Apepi I que habría sido instigado –afirman los autores- nada menos que por José, el hijo del patriarca Jacob (los hebreos, según estos dos francmasones habrían sido “aupados” social y políticamente por los invasores hicsos, y tras su caída, se habrían granjeado la enemistad egipcia y habrían pasado a ser esclavos).

- Sequenenra Tao II habría sido vilmente asesinado por no revelar el ritual secreto de muerte-resurrección por el que, tras la muerte de un rey egipcio, éste pasaba a asimilarse a Osiris, en el Más Allá, y el nuevo rey era reconocido como legítimo sucesor (como encarnación de Horus) tras un ritual nocturno en el que, tras un viaje “psicodélico-chamánico”, despertaba al amanecer coincidiendo con la aparición de la estrella Venus. Este ritual estaba vinculado al secreto arquitectónico-filosófico de las dos columnas o pilares unidas por el Cielo, que luego sería representado por las famosas dos columnas del Templo de Salomón y que son fundamentales en toda logia masónica.

- Este secreto –el de los dos pilares y su arco estabilizador que los une, y el del ritual iniciático de muerte-resurrección- sería conocido en Qumran, y por tanto, según estos autores, por Jesús (“Salvador”) y “Mesías” de la columna real, así como por su hermano Santiago “el Justo”, que era el “Mesías” de la columna sacerdotal. Y ambos secretos son los que se describirían en los pergaminos hallados supuestamente por los templarios y enterrado en la Capilla Rosslynd.

Hay más temas tratados por estos dos francmasones en “La Clave Masónica” (la Sábana Santa de Turín reflejaría la crucifixión del último gran maestre del Temple, Jacques de Molay; Jesús era un ser humano y no el Hijo de Dios de la Trinidad cristiana, y además no llegaba al metro y cuarenta de estatura y era jorobado…), pero con estos datos creo que resumimos los puntos esenciales de este libro “para aviso de navegantes”.

Enlaces relacionados:
- La Leyenda de Hiram
LA CONTRIBUCIÓN OCULTISTA DE GÉRARD DE NERVAL A LA LEYENDA DE HIRAM
- Otros artículos sobre Masonería en Soriaymas
- El Colegio Invisible
- CLAVES MASÓNICAS DE LOS MAESTROS CONSTRUCTORES (libro esotérico, no ocultista)

© 2002 EDITORIAL SOTABUR. Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada