jueves, 30 de diciembre de 2010

La doctrina oculta de Jesús

Ramiro A. Calle - Soriaymas-.2/02/2006

Ramiro A. Calle, aplicando sus conocimientos de yoga, budismo, taoísmo, zen -e incluso también se observa cierta influencia del Vedanta- interpreta los textos sobre Jesús de los evangelios canónicos

 




"LA DOCTRINA OCULTA DE JESÚS" Descubre su verdadera espiritualidad

Ramiro A. Calle

Colección: MR Espiritualidad
240 páginas
Precio: 15 €
ISBN: 84-270-3221-8
Rústica 14,5x21,5 cm
Publicado en febrero 2006



Índice


Introducción

1. En la senda de los liberados vivientes
2. En busca del padre
3. El amor al padre
4. Ganando el Reino de los Cielos
5. Iniciación e iluminación
6. Esenios y terapeutas
7. Juan el Bautista y la sabiduría del desierto
8. Ministerio y enseñanzas en parábolas
9. Las bienaventuranzas
10. Sal de la tierra y del mundo
11. La oración
12. El verdadero tesoro
13. Angosta es la puerta
14. Seguir a Jesús
15. Discusión sobre el ayuno
16. El que conserva su vida la perderá
17. El que no está conmigo está contra mí
18. La parábola del sembrador
19. El Reino de los Cielos
20. Las parábolas
21. El ágape iniciático
22. La mies es abundante, los braceros, pocos
23. Lasbodas de Caná
24. Nacer de nuevo
25. El encuentro con la samaritana
26. La voz del hijo de Dios y ríos de agua viva
27. Debate con los fariseos
28. Soy el que soy
29. Yo he venido al mundo como luz
30. El espíritu de la verdad

Dos párrafos del libro como ejemplo del "enfoque oriental" con el que Ramiro A. Calle expone su "estado de comprensión" acerca de los relatos de los Cuatro Evangelios sobre Jesús

"Jesús forma parte de la estirpe de los liberados vivientes, es decir, esos seres altamente evolucionados que se han ocupado de transmitir las más elevadas enseñanzas para completar la evolución de la consciencia y lograr la identificación del yo real con el poder supremo. Esa unión, cuando es lograda mediante el desarrollo completo y la más plena evolución de la consciencia, actualiza en la persona todos sus potenciales de sabiduría (divinos, crísticos, búdicos, en suma, de iluminación) y la conecta con la mente única o el "Padre" (o "Madre", ya que esa mente única está más allá de toda dualidad y es el "tao" de los taoístas, el "brahman" de los hindúes o el "mahapurusha" del Shamkhya, por citar sólo algunas tradiciones místicas). Quien obtiene esa identificación de su yo con el Yo y trasciende toda multiplicidad para fundirse con la unidad es un liberado viviente, que está en el mundo sin estar en él, que es de todos pero de nadie en concreto, que coopera con su llama de sabiduría para encender las lámparas de aquellos que buscan y han emprendido la larga marcha de la autorrealización. El liberado viviente está en un nivel infinitamente más alto de entendimiento que el de las personas comunes..."


"La realización, el Reino de los Cielos (ese estado interno de liberación, dicha, integración, plenitud y unidad) es igual para todos aquellos que lo alcanzan, para todos aquellos que se establecen en su naturaleza genuina, su identidad divina o crística. Es un estado de libertad con el mismo sabor y el mismo alcance para todo el que lo consigue. Jesús, además, es un auténtico karma-yogui (lo demostró con creces a lo largo de toda su vida), uno de los más grandes que han hollado el planeta, porque sus acciones son diestras, transpersonales, siempre generosas y desinteresadas, pues obra por amor a la obra y no por los resultados egoístas. Se desinteresa de todo beneficio personal, es desasido y desprendido de todos y de nadie en demasía. La parábola está nutrida por ese sentido del karma-yoga o la acción desinteresada, que no se mueve por cálculos ni rentabilizaciones".

Enlaces relacionados:
Sobre Ramiro A. Calle

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada